Páginas

domingo, 19 de enero de 2020

SEAMOS SEGUIDORES





Llevaba mucho tiempo queriendo abrirme un blog aunque al final siempre me podía la vergüenza. Leo mucho, desde muy joven y siempre busco recomendaciones en internet a la hora de elegir las futuras lecturas. Así es como descubrí este mundillo literario de los blogs y este año, como propósitos de año nuevo, decidí que era el momento de compartir lo que cada novela me suscita.

Ayer me abrí mi blog y hoy me estoy paseando por aquellos blogs que recuerdo desde hace tiempo porque me han ayudado a encontrar lecturas que de otro modo era imposible saber si me gustarían o no.

Precisamente, en uno de ellos he dado con esta iniciativa y creo que me ayudará mucho a encontrar amigos con los que compartir esta gran afición que es la lectura.

Se llama “Seamos seguidores” y consiste en apoyarnos unos a otros. La dinámica es muy sencilla, porque se trata de dejar un comentario a cualquiera de los que participen en la misma con el enlace a nuestro blog y seguirle, después de escribir un post como este añadiendo la imagen de la iniciativa.
Para conocer al resto de participantes que forman parte de la iniciativa podemos encontrarlos en el listado elaborado en el blog ¿Dónde está mi lápiz?.

¿Me sigues?

sábado, 18 de enero de 2020

LLUVIA FINA – Luis Landero


Ficha del libro
Título: Lluvia fina
Autor: Luis Landero
Editorial: Tusquets, Colección: Andanzas
ISBN: 9788490666562
Precio: 18.05




Descubrí a Luis Landero con “Juegos de la edad tardía”, su debut literario. Corría el año 1989 y el autor consiguió, de una tacada, el Premio Nacional de Narrativa y el Premio de la Crítica de narrativa castellana. En aquel momento me hice el firme propósito de seguir el devenir literario del autor, pero no ha sido hasta hace unos meses cuando me tropecé con esta novela en una web donde vendían libros de segunda mano junto con aspiradoras, video juegos del siglo pasado o teléfonos de dudosa procedencia. Hace unos días me decidí a leerla y mucho se tienen que esforzar a partir de ahora las editoriales para que encuentre otra novela que la baje del pedestal en que he subido a esta, porque decir que me ha encantado es quedarse corta.

Porque aunque como he dicho antes no me he leído de Landero más que otra novela, la primera que publicó, no sé si puedo decir con exactitud que fue, precisamente esa primera novela, toda una declaración de intenciones, ya que hay en ambas unos cuantos detalles que hacen que parezca que tienen en común muchas más cosas de las que a priori parece, lo que me hace que pensar que quizás es que “Juegos de la edad tardía” ejerció, además, como carta de presentación, porque una vez terminada “Lluvia fina”, lo primero que me vino a la cabeza es que Landero es un artesano a la hora de hacer de lo cotidiano un arte. Casi igual que con el uso que hace del lenguaje, tan cuidado, tan preciso que, de puro bueno parece sencillo.

En esta novela Landero nos muestra una historia que podría considerarse de lo más sencilla, pues se trata de la de una familia normal y corriente, a no ser que… a no ser que la ficción (y la no ficción), se apodere de ella. Nos cuenta la vida de tres hermanos: Gabriel, Sonia y Andrea, también la de su madre y, de manera muy particular, la de Aurora, esposa de Gabriel y mucho más que eso.

Como en cualquier novela que se precie, también en “Lluvia fina” hay un desencadenante que lo trastocará todo y ese no es otro que la brillante idea de Gabriel que reunir a sus hermanas para celebrar el 80 cumpleaños de la madre. Una fiesta a la que nadie quiere asistir, incluida la homenajeada. Según él, eso, además, servirá para paliar o aliviar viejas rencillas que fueron distanciándolos en el pasado.  Y ya desde la primera llamada se empiezan a suceder una suerte de conversaciones entre ellos que, aunque en principio parecen livianas, como esa fina lluvia que en ocasiones se agradece, acabará pasando por diferentes fases hasta derivar en una tempestad extrema.
Jugará un importante papel Aurora en esa hecatombe. Al principio intentará disuadir a su marido de su peregrina idea, para convertirse después en esa confesora, muda y expectante, que va dejando que todos a su alrededor se vacíen existencialmente. Se convertirá en ese asidero al que todos necesitan agarrarse mientras exponen sus conflictos vitales tanto tiempo reprimidos. Y los iremos conociendo uno a uno, empezando por su marido y hermanas, desde su infancia hasta la actualidad, para terminar en su suegra, una Bernarda Alba del siglo XXI.

Contar más sobre la novela me parece haceros un flaco favor, solo puedo deciros que los diálogos, aunque duros, son brillantes, porque la prosa de Landero nunca decepciona. Los personajes son tan creíbles, tan particulares, tan infelices como enrevesados, que parece que estuvieses asistiendo a una historia real, a pesar de su crudeza y a ese desenlace que te dejará en shock durante varios días.

TODOS LOS DEMONIOS, de Luis Roso

  Érase una vez un libro escrito por un joven cacereño que compagina la literatura con su otra vocación: la de profesor de secundaria y que ...